Rebranding: la nueva cara de tu empresa

/
Por: /
Rebranding: la nueva cara de tu empresa

¿Sabes cómo han logrado algunas marcas trascender y perdurar a través de un mundo tan cambiante como el nuestro? La respuesta está en el rebranding.

Gran parte de las marcas con las que interactuamos diariamente han estado por muchos años en el mercado sin haber perdido el prestigio, posicionamiento y el estilo que tanto las caracteriza.

Esto se debe a que dichas marcas han logrado adaptarse y aplicar un rebranding de manera tan eficaz que siguen siendo frescas, novedosas e inclusive algunas tienden a estar acorde a las tendencias gráficas del momento, siendo en ocasiones éstas las que marcan y definen las nuevas direcciones del diseño.

 

Primero lo primero ¿Qué es el rebranding?

Estrictamente hablando, es el cambio de imagen y/o nombre de una marca, o sea, la reconstrucción de ésta junto con los elementos que conforman su branding actual.

Existen varios tipos, niveles y variantes del rebranding en el área de diseño. Aquí te enlisto algunos:

Mejorar para crecer

Este es del tipo que más identificamos, en esta clasificación se encuentran aquellas marcas que por lo general están en una posición de auge y renombre, ya sea adquirida a largo o corto plazo. Han logrado posicionarse en el mercado de tal forma que optan por un cambio de imagen estético con el fin de mejorar y evolucionar para bien.

Por lo general, se basa en pequeñas alteraciones y variaciones al logotipo o imagen principal de la marca. Se identifica por un cambio superficial de éstos, haciendo uso de recursos gráficos para darle un estilo más innovador sin cambiar la filosofía o modelo de negocio, con el fin de adaptarlos a las tendencias y corrientes de diseño del momento.

 

 

Caso particular fue el que creamos para la empresa Opciones, reconocida tienda de decoración de interiores en Mérida. El reto en este proyecto fue conservar lo más representativo y positivo de la marca, incluyendo el nombre, pero reconstruyéndola bajo un estilo más actual y gráficamente acorde a las direcciones del diseño moderno.

 

 

Con el nombre basta

Este tipo de rebranding las observamos en aquellas marcas que fueron lanzadas al mercado varios años atrás bajo un nombre en específico, las cuales cuentan con un éxito considerable. Sin embargo, por motivos de temporalidad o incluso tendencia, dicho nombre ya no es funcional para la marca, motivo por el cual se decide cambiar alterando lo menos posible el estilo e identidad gráfica con el que cuenta y se identifica actualmente.

Un caso muy sonado en nuestro país fue el de Negrito, perteneciente a grupo Bimbo, esta marca optó por cambiar su nombre, simplificando y reorientando completamente su comunicación gráfica, eliminando toda connotación y asociación ofensiva para nuestro lenguaje actual.

 

 

Todo o nada

Reconstrucción de una marca desde cero; generar de nueva cuenta la identidad, el nombre e imagen, partiendo desde lo más superficial como lo son sus colores y logotipo, hasta lo más profundo y conceptual como la filosofía y valores.

Incorrectamente se ha asociado este tipo de rebranding a decisiones y acciones consecuentes de una incorrecta dirección y orientación de marca, sin embargo, el cambio es necesario en todos los aspectos del diseño, ya sea para mejorar, corregir o darle un giro vanguardista a la marca.

Este es un ejemplo el cual desarrollamos para una marca especializada en persianas y cortinas. La marca original había quedado rezagada de las tendencias actuales, por lo que se reestructuró y modernizó desde el nombre y logotipo, hasta algunos aspectos internos de la identidad y filosofía para darle un nuevo impulso a la marca y estar al nivel no solo de la competencia nacional sino incluso de la tendencia internacional.

 

 

Menos es más

Esta categoría es empleada generalmente por marcas bien consolidadas en el mercado, las cuales han logrado no solo destacar por su notoriedad y enfoque, que genera lealtad y popularidad entre sus consumidores.

Y es precisamente por lo anterior que pueden prescindir gradualmente de algunos elementos de su identidad gráfica, con el propósito de alcanzar un estilo atemporal e icónico. A diferencia del primer tipo mencionado, este cambio se basa mayormente en simplificar y eliminar ciertos elementos, pues la marca es altamente identificada sin necesidad de un logotipo tan complejo.

 

 

“Quiero un aire nuevo, pero no quiero que mis clientes se vayan volando”.

Como todo cambio, el rebranding también implica un cierto riesgo y no existe ninguna garantía o fórmula para determinar a ciencia cierta el éxito de éste, sin embargo, lo que sí se puede evaluar y prever son los aspectos que podrían poner en riesgo el triunfo de éste.

Aspectos tales como la desinformación y pobre ejecución de un proyecto de este tipo, así como pasar por alto alguno de los puntos mencionados anteriormente, podrían causar una recepción negativa o no deseada por parte del mercado.

La clave está en no tomar decisiones a la ligera, acudir a los expertos en el área y por supuesto estar consiente y comprometido con el cambio y evolución constante.

En Mantra no solo trabajamos con el cambio, también presumimos de éste. Como marca nos actualizamos y mejoramos para adaptarnos a las tendencias actuales del mercado, del mismo modo que nos apasiona crear y reconstruir otras para clientes que buscan una nueva cara para su empresa.

Creative folks