Branding vs logotipo ¿Cuál es la diferencia?

/
Por: /
Branding vs logotipo ¿Cuál es la diferencia?

Previamente hemos hablado sobre la importancia del branding, los beneficios que le trae a una empresa y la gran influencia que tiene en los consumidores. Hoy en día, convivimos con marcas en cada momento, desde que las descubrimos, por ejemplo en un espectacular o una publicación en redes sociales, hasta que tomamos la decisión de probarlas, y es a partir del branding que logramos diferenciar a una marca de otra, descubrir su personalidad y filosofía y disfrutar de una experiencia de compra memorable.

Actualmente, al convivir con tantas marcas, es fácil confundir o minimizar los elementos de su identidad. Cuando pensamos en ellas, lo primero que suele venir a nuestra mente es el logotipo. Esto no es casualidad, de hecho indica que este símbolo cumple con su función- ser un distintivo visual que transmite la esencia de la marca. Pero debemos recordar que, si bien el logotipo es importante ya que será la cara de tu empresa, sigue siendo solo otro elemento gráfico de la identidad.

Entonces, si un logotipo no es una marca ¿qué es una marca? ¿y cuáles son los elementos que la componen? En esta entrada desmitificaremos la idea de que el branding y el logotipo son intercambiables y mencionaremos diferentes razones por las cuales apostar por una marca integral.

 

Anatomía del branding

Si dividimos a la marca en un diagrama de círculos concéntricos, en el centro encontramos lo que nosotros conocemos como el ADN, compuesto por el Mantra y manifiesto; seguido por la estructura estratégica de comunicación, conformada por la filosofía, personalidad y los valores de marca.

En el siguiente nivel, tenemos la identidad gráfica y lingüística, la manera en la que la marca se ve y se comunica; y por último la experiencia de marca, misma que se transmite a través de la aplicación de la identidad a diferentes medios y canales.

 

Anatomía del branding

 

Ahora, definamos en detalle cada uno de estos niveles.

 

El corazón del branding es el ADN

A partir de los aspectos fundamentales que buscamos transmitir, resumimos la identidad de la marca en una frase que regirá todo el concepto del proyecto, el Mantra de la marca; acompañado por un manifiesto, un texto que encapsula lo que la marca representa, lo que busca y lo que quiere lograr. De esta manera, tenemos clara la dirección que queremos seguir y creamos una base sólida para explicar y transmitir el alma de nuestro proyecto.

 

Estructura estratégica de comunicación

Aquí es donde definimos la personalidad de marca, su filosofía, referencias culturales y demás elementos para hacerla una experiencia única y genuina. Aquí, nos aseguramos de reflejar sus aspiraciones e ideología de manera funcional y atractiva, de tal manera que logre conectar con su público meta y abone a los diferentes pasos de la experiencia de compra. Extra

 

Identidad gráfica y lingüística

Es decir, los componentes comunicativos de la marca, desde su nombre y logotipo hasta su estilo visual y su lenguaje. En este apartado se crea el logotipo, el elemento gráfico principal de la identidad. Este distintivo suele ser la parte más reconocible de una marca y debe transmitir su oferta de valor y distinguir a la marca de su competencia.

Además, en este apartado encontramos el resto de los componentes del sistema gráfico- los elementos complementarios, la paleta de colores, diferentes aplicaciones de logotipo y lineamientos para el estilo visual (desde editorial hasta multimedia). También encontramos el lenguaje de marca, una guía para que la marca se comunique de manera efectiva con su público deseado. Definiremos tono (serio, cómico, poético, etc.), palabras clave y frases de marca para asegurarnos de que su comunicación sea fuerte y clara.

 

Aplicaciones estratégicas y experiencia de marca

 

Aquí utilizaremos los lineamientos que hemos descrito y traduciremos su identidad a aplicaciones atractivas y funcionales. Los uniformes, empaques, sitios web o puntos de venta son algunos ejemplos con los que transmitiremos nuestra identidad para generar una experiencia de marca memorable.

Este concepto engloba la dinámica de compra- el ambiente y trato recibido en el punto de consumo, las estrategias de servicio al cliente y la respuesta emocional que se obtiene a partir de estos estímulos. Algunos elementos con los cuales creamos una experiencia global son referencias musicales, olfativas y visuales, pensadas para acompañar al consumidor en cada punto de contacto.

Al mirar nuestro diagrama como un todo, logramos ver una identidad integral. Como tal, el branding es el todo de una marca, engloba su estilo gráfico, personalidad y experiencia de marca; y para lograr una marca funcional, que conecte con su público, debemos crear una identidad estratégica.

Es muy importante recalcar que, aunque el logotipo es solo una fracción de lo que es la marca, es la fracción que el público identifica primero. Para crear el logotipo adecuado, es necesario seguir un proceso de branding y desarrollarlo a partir de los valores, metas e ideales de la empresa.

¡Cuando un logotipo te genere una reacción positiva, piensa en el trabajo detrás de este!

 

¿Te gustaría platicar con expertos sobre el futuro de tu marca? Contáctanos y creemos juntos.

Vero Garibay

Creative folks