Fotografía de producto: 10 tips para hacerlo como un PRO

/
Por: /
Fotografía de producto: 10 tips para hacerlo como un PRO

En estos momentos en donde la publicidad ha revolucionado de un día para otro, la fotografía de producto ha despertado la inspiración de muchos creativos al rededor del mundo, ya que múltiples negocios han decido transformar sus esfuerzos y migrarlos a la web, pues, las tiendas físicas cerraron y se abrieron paso entre la amplia gama de negocios en línea para impulsar sus ventas.

Bien dicen que el amor entra por los ojos y no es ninguna novedad. ¿Por qué será? Empecemos con la teoría, la fotografía de producto se caracteriza por destacar todas esas cualidades que vuelven único a tu producto y que suelen ser imperceptibles; en esta generación cambiante la principal intención de todo negocio debe ser posicionarse en la mente del consumidor y generar ventas. ¿De qué manera? Teniendo un buen ojo.

 

Según BigCommerce, el 67% de los consumidores consideran que la calidad de las fotografías de producto es muy importante al momento de realizar una compra en línea. 

 

La fotografía de producto nunca había sido tan importante como lo es ahora que todos estamos conectados a la red, expuestos ante un imponente océano de información, imágenes y publicidad. Es momento de surfear la ola con contenido estratégico y de calidad, a continuación, te compartiremos 10 tips para hacer tus fotografías de producto como un PRO. 

 

Decálogo de fotografía de producto 

1. Planear es importante

Planear tu sesión no solo te ayudará a seguir un rumbo específico, sino que agilizará tu proceso creativo de principio a fin, además de reducir contratiempos e imprevistos.

Pero, ¿por qué es tan importante planear? Definir tus objetivos te ayudará a alcanzarlos, establece sus etapas, añade las tareas y organízalas en un calendario.

¿Cuáles son las tareas fundamentales que nunca deben faltar? El Brief, el moodboard, el photoshooting, el respaldo, el revelado, la edición, las revisiones, correcciones y la entrega final. Una vez programado correctamente las tareas, comienza a ejecutar.

 

2. Conecta con la idea

Aterriza todas tus ideas y empápate de inspiración, en este momento los moodboards son tu mejor aliado, ya que se convertirán en tu guía.

Deberás preguntarte, ¿Cuál será la intención de mi fotografía? ¿Qué sensaciones deseo o debo transmitir? ¿qué estilos se encuentra en tendencia? ¿Qué paleta de colores utilizar? ¿Cuál o cuáles esquemas de iluminación aplicar? ¿Cuál será mi acomodo o composición final?

Existen diversas plataformas en las que puedes encontrar referencias visuales, tales como: Pinterest y Behance; también puedes sacarle todo el potencial a los Hashtags de Instagram y guardar tu inspiración en carpetas especiales. 

 

3. Encuentra tu espacio e ilumina

Cuando se trata de fotografía de producto, el espacio y la iluminación juegan un papel muy importante, ya que esta influye en la creación de las atmósferas y sensaciones.

El tipo de iluminación depende de la clase de imagen que se va a realizar. Esto te permitirá producir e iluminar adecuadamente, la serie de tus composiciones.

Ya sea que decidas utilizar iluminación natural o artificial, debes conocer muy bien su ventajas y desventajas.

En primer lugar, la luz artificial debe emplearse en espacios lo suficientemente amplios, esto te permitirá tener un mejor manejo y control de la intensidad de iluminación al destacar los atributos y detalles de tu producto, además que te permite implementar los modificadores de luz necesarios y alcanzar excepcionales resultados.

Por otro lado, obtener equipo profesional para generar luz artificial podría llegar a ser costoso, pero si te pones creativo, no hay nada que unos foquitos no puedan arreglar.

  

En cuanto a la iluminación natural, en ciertas situaciones no requiere de grandes espacios, claro, dependiendo de tu producto en cuestión, pero sí se requiere una mayor planeación para controlarla, ya que dicha iluminación cuenta con su propia autonomía, por mencionar su variable intensidad de luz, al igual que su duración y temperatura de color.

La gran ventaja, es que además de ser una fuente renovable, es una extensa y potente fuente de iluminación, sobre todo al no disponer de un equipo profesional en iluminación a la mano, es de gran utilidad y cero costos. 

Observa cómo cambia la iluminación a lo largo del día y juega con las sombras intensas o apóyate de telas blancas traslúcidas para suavizarlas y/o de rebotadores para rellenarlas.

 

 

4. Arma el set de tu sesión

Manos a la obra, construye las composiciones y realiza con tu smartphone fotos de prueba, utiliza el mejor acomodo que te convenga.

No olvides que la composición puede mejorar la apariencia de tu producto, utiliza todo lo que tengas a tu alcance para generar escenarios atractivos y destacar todas las cualidades del mismo. De esa manera obtendrás los resultados que deseas y estarás satisfecho con tu sesión fotográfica.

 

5. Hazte de un buen equipo

Cámara

Recuerda que es mejor disparar en RAW, ya que de esta manera la cámara registrará no solo los datos de la imagen sino todos los valores posibles para retocar posteriormente la fotografía. 

Si realmente no sabes cómo funcionan los ajustes manuales de enfoque, mejor ni te compliques. Utiliza el modo automático de tu cámara, nadie te juzgará. Puedes aprovechar incluso las herramientas que tienes a tu alcance, como tu smarphone. Si bien, la calidad no será la misma pero el resultado podría sorprenderte.

 

Lentes

Todo dependerá del producto que desees fotografiar y de su distancia focal, conoce a fondo los tipos de ópticas ya sean fijas o variables ¿Deseas que todo el producto se encuentre en foco o bien enfocar toda la escena?

Por otra parte, debes tener en cuenta el foco de atención, o sea, en donde se encontrará el enfoque de tu fotografía; en esos casos cuidar el fondo será primordial, para que este no le reste protagonismo al objeto que deseas enmarcar. 

 

Tripié

Por otra parte, tener un trípode te permitirá usar el enfoque manual para asegurarte de tener el punto focal justo donde lo deseas. Esto será muy necesario durante la selección de fotografías durante la post-producción.

 

6. No olvides mantener tu área limpia 

Seleccionar y mantener un área limpia para llevar a cabo la fotografía logrará que tu imagen cumpla su objetivo tal y como lo habías planeado. Por otro lado, la manipulación de los objetos durante las sesiones de fotografía suele dejar huellas encima de los productos, es por eso que te recomendamos utilizar guantes para evitar todo contacto con las superficies. De la misma manera puedes utilizar props para conservar los objetos colocados en la posición que deseas. 

 

7. Realiza varias fotos de prueba

La composición de tu toma debe estar completamente perfecta, de lo contrario tendrás que repetir la foto hasta obtener la ganadora. Si te encuentras dando tus primeros pasos en el mundo de la fotografía de producto te recomendamos realizar varias tomas, esto te ayudará a obtener un mejor resultado. ¡Ser espontáneo muchas veces puede funcionar!

 

8. Utiliza la tecnología a tu favor

El diablo está en los detalles, no es lo mismo ver una imagen a través del lente que verla digitalizada en un monitor con la ayuda del puerto HDMI. Por otro lado, si cuentas con una cámara fotográfica réflex te recomendamos visitar sus sitios oficiales y descargar sus softwares auxiliares para visualizar el contenido en tiempo real y controlar tu cámara de forma remota, marcas como Canon, Sony, Nikon, tienen oficialmente sus apps de utilidades, también puedes apoyarte de programas como One capture, Lightroom para hacerlo. Esto te ayudará a mejorar la calidad de tus fotografías, además que te ahorrará mucho tiempo de post-producción.

 

9. Destaca el color y las texturas

Los colores de un objeto se perciben gracias a la reflexión de la luz encima de estos, puedes utilizar rebotadores para maximizar el reflejo de las luces, o incluso, si no cuentas con uno puedes improvisarlo con cartulina; los objetos más inusuales pueden generar los colores más asombrosos. 

Para la fotografía de producto se recomienda utilizar luces blancas, ya que estas suelen ser más sutiles ayudando a resaltar los atributos del objeto. 

De la misma manera cuando se trata de fotografiar las texturas es importante evocar el sentido del tacto, para ello recomendamos tomas cerradas de los detalles más representativos de tu producto; aprovecha la cercanía con los objetos para aumentar su tamaño si así lo requieres.

 

10. Post-Producción

Ha llegado el momento de poner manos a la obra, la diferencia entre un fotógrafo aficionado y un PRO es que el segundo le presta mucha atención a los detalles que vuelven único al producto. 

Conocer la información que te muestran las herramientas de tu equipo fotográfico es sumamente importante. Comprender los rangos dinámicos de tu cámara te ayudará a capturar mejores fotografías tanto durante la sesión como durante la post-producción. 

Considera que la post-producción es el último paso y el más importante de tu proceso de fotografía de producto, ya que en este podrás arreglar los pequeños detalles que pasaron desapercibidos a lo largo de la sesión. 

Ten en cuenta que la fotografía es una ilusión, lo que importa es el resultado final, si las fotografías se realizan de manera correcta podrán ayudar a favorecer la imagen del producto y capturar la atención de tu audiencia. 

 

¡Listo! Ahora tienes todo lo necesario para robar la atención de tus clientes a través de tu fotografía comercial. Recuerda que para lograr una buena toma debes entrenar tu ojo y ser muy organizado. 

¿Necesitas inspiración? Checa nuestro último proyecto aquí.

Violeta Gallegos

Creative folks